Presentaron los resultados del primer curso latinoamericano de proyectos de investigación

Presentaron los resultados del primer curso latinoamericano de proyectos de investigación

Enrique Flor y Giannina Segnini, asesores del primer curso latinoamericano de proyectos de investigación periodística, presentaron hoy en COLPIN los resultados de esta iniciativa del IPyS que nació en abril de este año en Lima, sede oficial del Instituto Prensa y Sociedad. Fueron once proyectos presentados, de los cuales hoy se expusieron seis.

La contaminación minera en la cordillera entre Chile y Argentina. Leonardo Nicosia, Perfil, Argentina.

Esta investigación demostró cómo el estado argentino permitió, por una ley del gobierno de Cristina Fernández, que la Minera Barrick Gold trabaje en una zona protegida por la UNESCO. La empresa argumenta que no trabaja dentro de la reserva. Pero el periodista descubrió que la minera sí trabaja en la zona de protección. Con pruebas como resoluciones oficiales demuestra Barrick Golda tampoco cumple con comprar un seguro de protección del medio ambiente. Según autoridades chilenas, la presencia de Barrick derritió glaciares y periglaciares. Algo interesante que hizo el periodista fue cruzar imágenes de las zonas de trabajo donde la minera declaraba hacerlo y donde efectivamente lo hace, así como se puede cruzar datos, y observó que Barrick sí trabaja en zonas protegidas.

Olor a Pesacado. Milagros Salazar. IDL Reporteros, Perú

Ella demostró cómo el ministerio de la producción, a través de una ley, concertada con los gremios de pesca, generó una situación en la que las empresas pesqueras más grandes se repartieron las cuotas de pesca para los próximos 10 años. Además, la investigación revela la fusión de empresas que llevó a la quiebra a empresas medianas y pequeñas.

El contrato secreto Venezuela-Cuba. Adriana Rivera. El Nacional, Venezuela

Ella rastreó y demostró la relación entre Venezuela y Cuba para inventar cédulas de identidad. Una empresa cubana obtuvo la licitación para elaborar cédulas de identidad venezolanas. La negociación para estas licitaciones se dio en Cuba, a pesar que se trata de un asunto venezolano. Además, se cedió el control de la base de datos de venezolanos a Cuba. Es decir, Cuba iba a contar con toda la información de identidad de Venezuela. Por esta investigación se canceló el proyecto y se pospuso hasta después de las elecciones del 2012.
Fraude en contratos mineros. Catalina Lobo Guerrero. Semana, Colombia

Su investigación partió de la información que entre 2002 y 2010 hubo una concesión masiva donde el 90 por ciento del país quedó titulada, incluso en áreas protegidas. Ella se preguntó quiénes eran esas empresas. Luego habló con empleados y ex empleados, trabajadores del ministerio de minas y finalmente con el presidente de la minera Anglo Gold Ashanti. Hizo también un derecho de petición sobre los títulos entregados, quiénes los tienen, cuánto, buscó información sobre estas empresas, etc. Así, descubrió que algunos funcionarios del ministerio conseguían información prioritaria para algunas empresas, que la entidad estaba politizada, había títulos entregados en áreas protegidas y que la Anglo Gold obtuvo beneficios con respecto a las demás. A partir de ello, ubicó las relaciones entre la empresa y un alto funcionario del estado, quien luego fue puesto en cargos importantes en sectores del estado que tienen injerencia sobre las decisiones al respecto de las explotaciones mineras.

El negociado de la emergencia eléctrica. César Batiz, Última Noticias, Venezuela

Su tema descubrió cómo se negoció la construcción de plantas de generación eléctrica que eran insuficientes para el sistema eléctrico de Venezuela. Tras la emergencia eléctrica del 8 de febrero de 2010, Chávez dio permiso para que se hagan contrataciones directas sin licitación pública. Batiz descubrió que la contratación se realizó con sobreprecios. Descubrió vínculos del actual embajador de Venezuela en Ecuador con las contrataciones ilegales, además de transferencia de dinero perdidas a cuentas en el Líbano.

Los bienes de la policía bonaerense. Pablo Morosi, La Nación, Argentina

El periodista se fijó en un caso de 2003, el de Sobrado, un policía con cuentas sin declarar en Bahamas. Desde ese año, el caso estaba sin cobertura periodística. Sobrado, tras la investigación de Morosi, apareció como presidente de una empresa de seguridad denunciada por una causa de derechos humanos en Argentina, siendo la empresa acusada de un secuestro contra Jorge Julio López, testigo clave en los casos de tortura ordenada por dictadores en Argentina. Además, descubrió que Sobrado fundó la empresa de seguridad a pesar que la ley prohíbe que ex policías o policías tengan empresas de seguridad y luego fundó una empresa de construcciones dando una dirección falsa.

Enriquecimiento ilícito de regidores del barrio Fluminense. Priscilla de Souza, Extra, Brasil

Ella descubrió que estos regidores poseen centros asistenciales donde realizan anualmente 62840 atenciones, el 22 por ciento de lo realizado en la salud pública de las mismas áreas. Pero lo hacen sin control, autorización de la prefectura o municipal para poder funcionar. Tampoco hay vigilancia sanitaria. Los resultados obtenidos fueron que el tribunal electoral regional enviaría a la Fuerza Tarea para hacer una visita a esos centros sociales. Dos legisladores fueron detenidos, pero ellos, hasta ahora, mantienen esos centros en funcionamiento donde la reportera descubrió que para que los pacientes puedan ser atendidos, deberían mostrar que tenían título de elector. Es decir, así se aseguraban votos. Además, estos regidores no declaran todo lo que poseen y argumentan no tener bienes después de 30 años en el poder sin fiscalización del tribunal responsable.

El cierre del mercado de bonos. Corina Pons, Bloomberg, Venezuela

Su tema investiga el auge y caída de las casas de bolsa en Venezuela. Ella logró que Bloomberg publicara esta investigación, pero aún no se ha tomado la decisión final al respecto. La presentación contiene información que aún no puede ser puesta a disposición del público.